¡Adiós, botellas de plástico!

10:00

(fotografía de Andrew Neel)
La semana pasada estuve hablando sobre una nueva filosofía de vida que estoy implantando en mi día a día, el zero waste -puedes leer más posts relacionados con este tema aquí-. por lo que hoy quiero hablar de uno de los primero cambios que he introducido.

En el post Interiorizando la filosofía Zero Waste expliqué algunas de las consecuencias que tiene seguir consumiendo cantidades tan drásticas de plástico en todos los ámbitos de nuestra vida (cosmética, alimentación, textil, etc.) y uno de los primeros planes de acción que he llevado a cabo ha sido cambiar todas las botellas de plástico por una de acero inoxidable.

Hace un par de días decidí buscar todas las botellas de plástico que tuviese en casa y solo en mi habitación, desperdigadas por mis bolsos, encontré tres botellas. Tres botellas en mi cuarto. Y no quiero ni hablar de las que teníamos en la cocina. Estas botellas las rellenamos una y otra vez para mantenernos hidratadas a lo largo del día, lo cual lleva a una acumulación de bacterias nada sana tanto en el cuello como en el fondo de la botella. Así que decidimos tirar todas y desempolvar termos y botellas -que no fuesen de plástico- que teníamos en casa. 

¡Adiós, botellas de plástico!

Mi elección fue esta botella isotérmica negra de Quechua hecha de acero inoxidable. Tiene una capacidad de 0.35 L que, aunque no es mucho, me anima a seguir bebiendo ya que me termino el agua en poco tiempo -¡hay que mantenerse hidratado!-, y al ser isotérmica mantiene mis bebidas frías o calientes. Además tiene un filtro desmontable perfecto para hacernos té y la boquilla es perfecta para beber directamente de ella -no sé a ti, pero si no puedo beber directamente y necesito echar la bebida en el tapón, termino no bebiendo por puro aburrimiento-. Es lo suficientemente pequeña para que me entre en mis bolsos y mochilas y no añada un peso extra exagerado. La única desventaja que he encontrado es que la parte que contiene el filtro para el té es de silicona.

Así que te propongo una actividad muy sencilla: busca en tu casa cuántas botellas de plástico tienes y dímelo abajo en comentario. Si te animas, da el paso y cámbialas por una botella más eco-friendly.


Y esto ha sido todo por hoy. Espero que te haya gustado, nos leemos en el siguiente post.
Hasta entonces, sé feliz

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Hace tiempo que me rondaba por la cabeza la idea de comprarme una botella de este tipo, porque siempre uso una de plástico y me da pereza sustituirla cada cierto tiempo. Creo que me acabas de convencer xD Ahora sólo falta encontrar una que me guste y me quepa en el mini bolso que llevo, que con lo "rarita" que soy no va a ser nada fácil, jajaja.

    En mi casa las botellas de plástico las solemos utilizar para congelar caldo de sopa una vez y después las tiramos, aunque es cierto que se acumulan... ¡solo abriendo el frigorífico he visto tres! D:

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? No olvides dejar un comentario antes de marcharte y prometo responder en cuanto lo vea .

Y por supuesto, ¡muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo en leerme! (ノ^ヮ^)ノ*:・゚✧

Blog Archive

Buscar este blog