Interiorizando la filosofía Zero Waste

10:00

(fotografía de Neslihan Gunaydin)
Uno de estos nuevos cambios que he introducido está relacionado con el movimiento zero waste (cero residuos), sobre el que te quiero contar un par de cosas

Filosofía Zero Waste

El nombre de esta filosofía, Zero Waste, significa Cero Residuos en español y engloba todo un movimiento que intenta erradicar la toxicidad de los residuos y minimizar su volumen. Para ello, se han marcado los siguientes objetivos: reducir el reciclaje, minimizar desperdicios, concienciar el consumo y asegurar que los productos puedan reutilizarse o degradarse en la naturaleza sin causar daños. 

Lo ideal según este movimiento sería no generar nada de basura, con lo que se eliminaría la necesidad de reciclarla. Para llegar a eso, puedes seguir la regla de las cuatro Rs:
  • Rechaza todo lo que no necesites. Hay muchos, muchísimos objetos o productos que compramos por la necesidad que nos ha creado esta sociedad consumista. Una forma estupenda de comprar sólo lo necesario es hacer una lista antes de salir de casa y ceñirnos a ella. Pero toda ayuda es poca, así que ¿qué más formas utilizas tú para no comprar de más?
  • Reduce lo que tienes. No siempre necesitamos todo lo que tenemos y ahora mismo existen muchas opciones que nos permiten intercambiar o ganar dinero por todo aquello que no usamos. ¿Te acuerdas de esa figura que te regalaron hace muchos años y que lleva desde entonces guardada en una caja? Creo que es hora de despedirse de ella.
  • Reutiliza lo que usas. Saca tu lado más creativo y no te ciñas a dar un único uso a muchos de tus productos: tarros, ropa,... Hay muchas más cosas que puedes volver a usar, así que lánzate sin miedo.
  • Recicla lo que termines. Aunque cuidemos todas nuestras cosas, éstas no siempre duran eternamente, pero eso no quiere decir que vayan a tener una sola vida; reciclando de forma adecuada podemos lograr que se creen nuevos productos con otros ya existentes sin necesidad de abusar de las materias primas. Es un win-win.

Nuestro no tan amigo, el plástico

El plástico se ha convertido en un compañero que nos acompaña en nuestro día a día, ya que podemos encontrarlo en objetos, cosméticos, textiles o envases entre otros; y el aumento de su producción ha traído consigo el aumento de los residuos. España se encuentra entre los cinco principales productores de plástico de toda Europa (7.4%). Según los datos que nos aporta Greenpeace
Como consecuencia de una mala gestión de los residuos o de su abandono, unos 8 millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, formando el 60-80% de la basura marina. 
La reducción en el consumo de plástico es responsabilidad de todos, tanto de quienes fabrican el producto, quienes lo consumen y las administraciones que gestionan los residuos (Greenpeace), por lo que no podemos cruzarnos de brazos esperando que el Gobierno sea el único en actuar, sino que tú tienes un papel decisivo que jugar.

(Fotografía de Pexels)

Actúa

Ahora bien, considero que en mi caso, esta filosofía es idealista ya que al menos de momento no me es posible reducir la basura al 100%, por numerosas razones. Sin embargo, esto no quiere decir que no pueda aplicar los principios de esta filosofía e introducirlos en mi vida para reducir los residuos que produzco. Y eso es exactamente lo que voy a hacer.

Siendo consciente de mis limitaciones actuales y de todas las cosas que están en mi mano para cambiar, me he marcado unas propuestas de acción que ir implementando a lo largo del próximo mes. Aunque tengo que reconocer que el primero de esos cambios lleva hecho unos cuantos meses, ya que utilizo un cepillo de dientes biodegradable -te puede interesar leer la reseña aquí-.

¿Me acompañas en este viaje?

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Me parece una idea genial. Yo de momento he decidido empezar por mi higiene (me he comprado una copa menstrual, estoy usando productos sin parabenos ni siliconas y, por el momento, sólo como verdura de huerto...). Poco a poco yo creo que podemos ir concienciando e ir cambiando las pequeñas cosas de nuestro día a día. Me ha gustado mucho el post, ¡nos vamos contando cómo vamos!

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecen unos cambios geniales ^^ Ahora me paso a leer tu post de las copas menstruales, que llevo un tiempo pensando en cambiarme y siempre está bien leer opiniones de gente que ya lo ha probado.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Aunque no lo hagamos todo a la perfección siempre podemos aportar nuestro granito de arena con pequeños gestos que no cuestan nada, hace tiempo que fui concienciándome de ello. Por cierto, la copa menstrual yo también te la recomiendo mucho.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la filosofía y la manera de pensar, la verdad que me encantaría aplicarlo a mi díaa día y me apunto todo para comenzar ya.
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? No olvides dejar un comentario antes de marcharte y prometo responder en cuanto lo vea .

Y por supuesto, ¡muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo en leerme! (ノ^ヮ^)ノ*:・゚✧

Blog Archive

Buscar este blog